Cuernavaca, Mor.- El PRI continúa padeciendo una de sus peores crisis, ya que el actual dirigente del tricolor, Alberto Martínez González tan pronto asumió el cargo lo primero que hizo fue despedir al personal de lo que queda del tricolor a los cuáles no se les liquidó conforme a la Ley y la dirigencia estatal ha recurrido a auto préstamos y el pago a aviadores, sin entregar lo correspondiente a los Comités Municipales.

De acuerdo a la columna, Observador Político que publica este lunes El Regional del Sur, bastaron unos cuantos días de haber llegado a la dirigencia del PRI para que su presidente, Alberto Martínez González, haya despedido a más de 20 trabajadores que son los que percibían los sueldos más raquíticos.

Sin embargo, en la demanda de algunos ex empleados también se van contra el secretario de finanzas del CDE, Andrés González García y virtual candidato porque él fue quien les pidió su renuncia el 30 de agosto pasado en medio de amenazas y violentando sus derechos laborales: “Si se te ocurre demandar es algo que no me importa pues cuando llegue tu demanda y de todo aquél que quiera hacerlo, yo ya no voy a estar aquí puesto que me voy a ir de candidato a diputado federal”.

El sueldo del presidente, Alberto Martínez González es de 31 mil 679 pesos más los alrededor de 140 mil que percibe como diputado local; mientras que el de la ex secretaria de Gestión Social del CEN del PRI y hoy secretaria general, Maricela Velázquez Sánchez, es de 24 mil 501 pesos; y el de Andrés González García, secretario de Finanzas es de 16 mil 837 pesos, sin embargo, este personaje en automático se dio auto préstamos como lo hizo el primero de septiembre en el que se llevó 15 mil pesos más que supuestamente tuvo que liquidar en dos abonos y el último sería el 15 de octubre.

Y mientras eso sucede, a Rufina Villanueva Pacheco, mujer priista de toda la vida, no le han pagado sus quincenas de 7 mil 309 pesos a pesar de que el dinero de la nómina de esa fecha ya fue gastado.

Cabe destacar que desde el mes de abril del año pasado, el PRI en Morelos está pagando una multa por la cantidad de 9 millones 225 mil 950 pesos, al no rendir cuentas de las prerrogativas recibidas durante el ejercicio fiscal de 2014 que le aplicó el pleno del Instituto Morelense de Procesos Electorales y Participación Ciudadana y que concluirán hasta finales del 2018 o principios del 2019, a pesar de que intentaron bajo cualquier mecanismo para que se ampliará el pago por un periodo de 10 años lo que les fue negado de manera contundente.

Por lo tanto, el PRI por su dirigente Alberto Martínez, se encuentra en el precipicio de la derrota electoral.