*Las acciones aplicarán de septiembre a diciembre, mismas que incluyen, por ejemplo, eliminar prestaciones como seguro de separación individualizado.

El pleno de la Cámara de Senadores aprobó las reglas del programa de austeridad del gasto y racionalización de los recursos que aplicará durante el último cuatrimestre del año e incluye, entre otras medidas, la eliminación de los seguros de gastos médicos mayores y de separación individualizado, así como el complemento de aguinaldo equivalente a 40 días de sueldo.

Ya no habrá servicio de peluquería para los representantes populares.

Cada uno de los 128 senadores, según ha declarado Ricardo Monreal Ávila, presidente de la JCP y coordinador de la fracción del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), devengará una dieta mensual que asciende a 105,000 pesos, apenas 3,000 pesos menos de lo que ya anunció que ganará al mes Andrés Manuel López Obrador, presidente electo de México, pero ese punto no se precisó en el referido reglamento.

Las medidas acordadas por la Junta de Coordinación Política (JCP), máximo órgano de decisión interno conformado por los coordinadores de los ocho grupos parlamentarios representados en la Cámara alta, aplican para legisladores, trabajadores en general y prestadores de servicios.

Se eliminó el estímulo por evaluación del desempeño al personal de mando y el uso de vehículos oficiales, mismos que serán enajenados.

Las reglas prevén la eliminación también de las tarjetas de gasolina a servidores públicos de mando, aunque se aclara que se conservarán “solamente las necesarias para los vehículos utilitarios”, y del pago del servicio de telefonía.

Tampoco habrá ya vales de despensa para el personal que labora en la Cámara alta, excepto para los trabajadores de base y sindicalizados o de sueldo equivalente.

Las asignaciones a los grupos parlamentarios se reducirán 50%, y 30% los techos presupuestales de apoyos técnicos a senadores y a las bancadas partidistas y órganos de gobierno, aunque las reglas no establecen montos de ahorro.

“Se procederá a la reducción del número de comisiones legislativas buscando que el número máximo sea de 42”, establece la normatividad aprobada a mano alzada a pesar de que serán 44 las comisiones ordinarias, cuya integración forma parte de las negociaciones que desde hace dos semanas se llevan a cabo entre los representantes de los grupos parlamentarios.

“En estricto apego a la ley y respetando los derechos de las trabajadoras y los trabajadores se procede a la eliminación del pago de los impuestos por parte del Senado que le corresponde pagar a las trabajadoras y los trabajadores de base por los ingresos que reciben”, detalla el acuerdo, y que se reducirán 30% las partidas y programas en comunicación social, publicaciones y adquisiciones.

Las reglas aprobadas mandatan que el ejercicio del gasto se hará con estricto apego a la ley y a las normas de la Cámara alta, así como a la transparencia y rendición de cuentas.

“Los ingresos, las erogaciones y los inventarios de bienes se registrarán conforme a las reglas de contabilidad gubernamental y el comprobante oficial correspondiente, que cumpla con los requisitos fiscales establecidos”.

El ejercicio del gasto, cita el reglamento, se ajustará a los montos autorizados en el presupuesto anual, considerando las adecuaciones presupuestarias aprobadas por la Comisión de Administración.

Los senadores argumentan en el documento que se requiere ejercer la administración de los recursos públicos buscando la mayor eficiencia, eficacia, transparencia y austeridad.

De ahí la urgencia de “instrumentar las medidas necesarias para fortalecer las acciones tendientes a lograr ahorros”.