Rabindranath Salazar Solorio tendrá funciones de “vice gobernador”

Ciudad de México. (12 de julio) Al reunirse con los 31 gobernadores y el jefe de gobierno de la ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que cambiará radicalmente el actual convenio de Coordinación Fiscal, por el que la federación entrega partidas y recursos federales a los gobiernos de los estados.

El Presidente electo, confirmó que desaparecen los actuales Delegados Federales, y que en su lugar, se crea una nueva figura; la de 32 “Coordinadores Estatales de Programa de Desarrollo”, uno por entidad, que serán los que recibirán a partir del 01 de diciembre, todos los recursos programas y ramos federales que se envían a nivel estatal y que ya no pasaran por las tesorerías de los estados ni por los gobernadores.

Con este cambio de Coordinación Fiscal, que será propuesto a la Cámara de Diputados, con mayoría de Morena, López Obrador pretende eliminar la corrupción y discrecionalidad que existió en los gobiernos estatales en la aplicación de los recursos federales, e imponer un nuevo esquema de negociación del presupuesto de egresos, que sí será consensuado por los gobernadores, para atender necesidades y obras en sus estados.

Sin embargo, estos recursos serán recibidos, etiquetados, administrados y ejercidos por los Coordinadores Estatales que orgánicamente dependerán directamente del Presidente, a quien le rendirán cuentas del manejo y el destino de las partidas federales que se ejercen en las entidades con criterios de trasparencia y de eficiencia en su aplicación.

Sin embargo, en el caso de Morelos llama la atención, que el coordinador estatal del programa de desarrollo vaya a ser Rabindranath, Salazar Solorio, precisamente el que tuvo que dejar su lugar a Cuauhtémoc Blanco Bravo para ser el candidato a la gubernatura del estado.

Imaginen el enfrentamiento que habrá, entre egos de la lucha por el poder, entre el gobernador constitucional y el coordinador regional; se avecina una lucha de pronóstico reservado, donde como siempre los morelenese estaremos en medio.

Para evitar impugnaciones y controversias, por aquello de que la Constitución establece que entre el gobierno federal y los estados no debe de haber figuras intermedias, el sustento que se dará a la nueva figura de coordinador estatal será de “autoridad administrativa” y no política.

Aunque en la práctica, por las facultades que tendrán para coordinar y manejar todos los programas y recursos federales los 32 personajes se convertirán en virtuales “vice gobernadores”, o “gobernadores federales”, o en el contrapeso real al poder ilimitado que han ejercido hasta ahora, sobre todo en los últimos 18 años con los mandatarios estatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *