*El del Partido del sol azteca, Ricardo Calvo Huerta impulsa una reforma a la Ley Orgánica del Congreso local

*Plantea que las actividades legislativas se desarrollen en un horario mínimo de cinco horas hábiles de lunes a viernes

En un hecho sin precedente, el legislador perredista Ricardo Calvo Huerta propuso establecer un “horario de trabajo para los legisladores”, a partir  de una reforma a la Ley Orgánica del Congreso local que presentó este jueves.

En el proyecto  planteó la necesidad de ‘precisar’ los horarios en que deben desarrollarse las actividades legislativas, tanto en reuniones de trabajo, comisiones, comités, así como en las sesiones de Pleno y el despacho dentro de las oficinas, donde los diputados integrantes del Poder Legislativo, deben atender de manera personal y en su caso, de forma delegada cuando así lo dispone la norma.

El perredista Calvo Huerta propuso establecer jornada mínima de cinco horas hábiles de lunes a viernes para los diputados locales, a fin de que desempeñen sus labores de oficinas, comisiones y comités.

De acuerdo con la iniciativa, la definición que se pretende adicionar al artículo 4 de la Ley Orgánica del Congreso local diría: Horario laboral: De lunes a viernes en los que se realizan las actividades del Congreso , así como las horas hábiles que transcurren a partir de las 8 de la mañana y en un mínimo de 5 horas, para llevar a cabo reuniones, sesiones de Comisiones, Comités y de Pleno, sin perjuicio de las horas y días que pueda acordar como hábiles o inhábiles la Conferencia para la Dirección y Programación de los Trabajos Legislativos conforme a las necesidades del Servicio.

Agregó que en el concurso de derechos humanos, inalienables como los del ejercicio político y sus legítimas aspiraciones, para ejercer el derecho de votar y ser votado, genera la necesidad de mantener claridad en las normas instrumentales, como las que determinan el horario laboral, materia eminentemente de derecho parlamentario administrativo.

La iniciativa fue enviada este jueves a comisiones donde será analizada; en caso de que resulte viable, el proyecto regresará al pleno que determinará su aprobación o rechazo.