¿Por qué a mí no me mató? Dice tercer jesuita que no fue asesinado por “El chueco”

*El presunto delincuente le pidió perdón al sacerdote Jesús Reyes y luego, se llevó los cuerpos de los dos religiosos y el guía de turistas.

MM.- El líder criminal José Noel Portillo, alias “El Chueco”, estuvo cerca de una hora conversando con el sacerdote Jesús Reyes, luego de haber asesinado a los jesuitas, Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, y un guía de turistas en una iglesia de Cerocahui, en la sierra Tarahumara de Chihuahua.

Lo anterior fue revelado por el sacerdote jesuita, Javier “El Pato” Ávila, en entrevista con Ciro Gómez Leyva.

Según el testimonio, “El Chueco” incluso pidió perdón al sacerdote Reyes por los asesinatos de los jesuitas, pero después se llevó los cuerpos de los religiosos y del guía de turistas, identificado como Pedro Eliodoro P. G.

“El interrogante de quien queda con vida es por qué a mí no me mató. Él estaba en medio de los dos sacerdotes cuando el delincuente con el arma en la mano mata a uno, cae; después se dirige al superior jesuita, también lo mata; pero el asesinato del tercero no siguió”, relató el padre Ávila.

La tarde del lunes, autoridades recibieron un reporte que indicaba que tres personas fueron asesinadas en el poblado de Cerocahui, municipio de Urique, en la sierra de Chihuahua.

A %d blogueros les gusta esto: