* En la celebración, el ejecutivo municipal estuvo acompañado la presidenta del DIF, Minerva Rivera García.

El presidente municipal, Jesús Corona Damián, acompañado por la presidenta del DIF, Minerva Rivera García, participó este domingo en el cierre de las festividades tradicionales de la Fiesta de la Cosecha 2019 que, como cada año, organiza la comunidad indígena de Tetelcingo con un recorrido por las 6 capillas religiosas de la comunidad.

Pedro Baizano Tlatelpa, natural de Tetelcingo, explicó que esta festividad de origen prehispánico y religioso se combina con la procesión tradicional de las imágenes religiosas de esta comunidad indígena, que son Cristo Rey y el Patrón del Santo Entierro.

“En esta celebración damos gracias por las cosechas, las cuales, en este momento se encuentran en espiga, tanto la milpa como el sorgo”, apuntó.

Lázaro Becerro Beltrán, delegado Político de Tetelcingo, explicó que la Fiesta de la Cosecha se realiza en honor a Cristo Rey y el Patrón del Santo Entierro, en donde agradecemos la bendición por haber tenido un buen ciclo agrícola. Esta festividad es tradicional y religiosa; las calles se adornan con los frutos abundantes que da la madre tierra.

Esta tradición ha permanecido inalterable por más de 200 años entre los tetelcinguenses, heredándose de generación en generación, abundó.

El recorrido en el que participo el presidente municipal acompañado por su esposa, partió del domicilio de Don Pablo Tlapala Becerro, mayordomo de la comunidad, con dirección a la Capilla de “Los Reyes” de donde partió con destino a la Capilla de “El Calvario” ubicada en el Fraccionamiento Brisas de Cuautla.

En el recorrido, el ejecutivo municipal estuvo acompañado también por el regidor de Desarrollo Agropecuario, Irving Samuel Quiroz Díaz; el secretario del Ayuntamiento, Ricardo Arizmendi Reynoso; directores generales, directores de área y jefes de departamento de varias dependencias del Ayuntamiento.

Tetelcingo, es la principal comunidad indígena de Cuautla, de raíces nahuas, donde sus mujeres aún conservan su vestimenta tradicional: un traje típico, llamado “Chincuete” que es de origen olmeca y consiste en un huipil y una falda azul gruesa oscura, ceñida en la cintura por una faja roja.

La Fiesta de la Cosecha es la principal fiesta tradicional “religiosa” de este pueblo en donde se combinaron las danzas de Los Morros Mexicanos, Los Santiagueros, Las Pastoras, Los Vaqueritos, Los Gañanes, la Danza Azteca y la Danza de las Bodas, que se realizaron en el atrio de la Capilla de Los Reyes, donde se encuentra la imagen del Señor del Sacramento.

Las principales calles de la comunidad lucieron adornadas con arcos decorados con flor de cempasúchil y papel picado donde se cuelga desde pan de muerto hasta productos del campo como calabazas, chayotes y elotes.

Integrantes de diversos grupos organizados por sus respectivas mayordomías danzaron para agradecer la bendición de haber tenido una buena cosecha.

Entre los danzantes participaron diversos grupos, entre los más tradicionales se encuentran “Los Santiagueros” y “Los Gañanes”. Los primeros representan a la época medieval mediante una guerra entre moros y cristianos y es dedicada generalmente a Santiago Apóstol.

A su vez, la danza de “Los Gañanes” representa a los hacendados, vistiendo chaparreras; los integrantes representan a los dueños de las haciendas y patrones españoles, simbolizando la explotación a la que eran sometidos los trabajadores indígenas.

En la Capilla de “El Calvario” se congregaron miles de personas para participar en el vierta de estas festividades.