Martín Pérez

CUAUHTÉMOC BLANCO PERDIÓ LA PRIMERA BATALLA ANTE MORENA Y EL PT

Gracias a Andrés Manuel López Obrador y a Morena, Cuauhtémoc Blanco Bravo obtuvo el triunfo en las elecciones. El candidato presidencial pidió el voto en cascada para todos los integrantes de la coalición Juntos haremos historia.

En total, Cuauhtémoc Blanco obtuvo 501 mil 743 votos, de los cuales Morena le aportó 292 mil 751; el PT, 106 mil 570; y, el PES, 102 mil 422.

A su llegada al poder, el ex futbolista le dio la espalda al partido que mayor número de votos le otorgó y se declaró abierto militante del PES, partido que por cierto perdió el registro dado que no pudo obtener el 3% mínimo en ninguna de las elecciones para Presidente de la República, senadores y diputados federales. La pregunta surge: ¿qué fuerza política nacional apoya a Cuauhtémoc Blanco en estos momentos? Es el primer gobernante en la historia de la entidad que carece de apoyo de una fuerza política nacional.

Por cierto, el entonces líder nacional del PES, Hugo Erick Flores Cervantes, fue acusado por militantes de todo el país de que los recursos económicos fueron sólo para la campaña en el Estado de Morelos y dejó en estado de indefensión a toda la estructura. Esta fue una de las causas por las cuales perdieron el registro como partido político nacional.

Cuauhtémoc Blanco ha llegado al grado de que su principal aliado político en las elecciones, ahora es su enemigo. Han sido claras las agresiones en medios de comunicación en contra de la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, una de las últimas fue la afirmación del ex futbolista que ella había metido la mano en el Congreso del Estado para bloquear su propuesta de Paquete Económico del Gobierno del Estado para el 2019, dado que ya habían transcurrido varios días y no había aprobación.

El PT tampoco ya es un aliado de Cuauhtémoc Blanco, porque la comisionada política al frente del instituto estatal, Tania Valentina Rodríguez Ruiz, fue la responsable de formar y encabezar el grupo de 15 legisladores locales (incluidos los seis de Morena) que al final de cuentas aprobaron por mayoría en el pleno, durante las primeras horas del pasado martes un Paquete Económico para el Gobierno del Estado para el ejercicio fiscal 2019, el cual no contempla el reemplacamiento y tuvo diversas modificaciones de la propuesta inicial, por un monto de 25 mil 699 millones 963 mil pesos.

Al contar con la mayoría calificada, de dos terceras partes de 20 votos, por un lado lograron quitar el control de la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso local a la diputada Rosalina Mazari Espín, al ser aprobado por el pleno –al reiniciarse por tercera ocasión la sesión extraordinaria– la propuesta del diputado José Casas González de que se hiciera un nuevo receso para que sesionaran durante una hora las Comisiones unidas de Fortalecimiento Municipal, Desarrollo Regional y Pueblos Indígenas junto con la de Hacienda, Presupuesto y Cuenta Pública para analizar la propuesta de Paquete Económico enviada por el titular del Poder Ejecutivo. Rosalina se opuso, esgrimió en tribuna sus argumentos legales durante una hora, pero al final de cuentas fue arrollada. Los 15 diputados del bloque de Tania Valentina Rodríguez votaron a favor del receso y los otros cinco legisladores se abstuvieron. La sesión de las Comisiones unidas tuvo como base un documento que había sido elaborado previamente por los 15 diputados y se aprobó en consecuencia. Paso seguido reanudaron la sesión extraordinaria del pleno y votaron los 15 a favor del documento que fue aprobado precisamente en las Comisiones unidas. De nada valió que cinco diputados estuvieran ausentes durante la reanudación de la sesión extraordinaria. La secretaria de la Mesa Directiva, diputada Blanca Nieves Sánchez Arana (PANAL), fue declarada como presidenta de la Mesa Directiva, ante la ausencia de Alfonso de Jesús Sotelo Martínez. Fue una jugada maestra.

Tania Valentina Rodríguez es una mujer disciplinada a la dirigencia nacional del PT, lo que le ha valido permanecer al frente del Comité Directivo Estatal por largo tiempo, así que ella no hace nada sí su dirigencia nacional no se lo ordena, así que Cuauhtémoc Blanco también perdió el apoyo del Partido del Trabajo.

Va textual parte del boletín número 0984, emitido el nueve de enero del 2018, por el Gobierno del Estado:
“Luego de que un grupo de 15 legisladores aprobara un Paquete Económico para el ejercicio fiscal 2019, muy distinto al propuesta por el Ejecutivo estatal, el Gobierno de Morelos informó que contará con 10 días para analizarlo y realizar las observaciones correspondientes, a partir de la fecha en que reciba la notificación del dictamen.”

“En conferencia de prensa, el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien estuvo acompañado de integrantes del gabinete legal, afirmó que su administración mantiene firme el compromiso de trabajar a favor de la ciudadanía, a quien ‘no le vamos a hacer ningún daño’, como quieren hacer algunos diputados locales.”

“Blanco Bravo lamentó que ‘intereses ajenos’ hayan impedido la aprobación del paquete fiscal 2019 propuesto por el Ejecutivo local, y presenten una nueva con adecuaciones a modo, sin embargo aseguró que se podría realizar un esfuerzo extra y con el mismo presupuesto del 2018 atender las necesidades más sentidas de la ciudadanía.”

Hasta aquí parte del boletín oficial.

El marcador va así, para hablar en términos futbolísticos, MORENA y PT 1, Cuauhtémoc Blanco 0.
Es un hecho que Cuauhtémoc Blanco no trabajará en base a un Presupuesto de Egresos y Ley de Ingresos del Gobierno del Estado como hubiera querido.

La vida ha enseñado a este columnista, que los errores que comete uno, entre más viejo los cometas, más caro los pagas.

El principal error de Cuauhtémoc Blanco es haberse confrontado con dos de las tres fuerzas políticas que lo llevaron al poder y ahora paga las consecuencias de sus actos. La diferencia ya la sintió tanto en su gira de agradecimiento del voto en las 33 cabeceras municipales, con plazas y auditorios a media capacidad, así como ahora en la aprobación de un Paquete Económico que no es de su gusto.

Cuando era alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco se quejaba amargamente que el entonces gobernador Graco Ramírez Garrido Abreu contaba con el control del Congreso local. Como dato importante, los integrantes de la LIII Legislatura local iniciaron juicio político en contra de Blanco Bravo en el mes de diciembre del 2016, quien la libró por la buena defensa jurídica que esgrimió Cipriano Sotelo Salgado.

Cuauhtémoc ahora se enfrenta con los integrantes de la LIV Legislatura local, los cuales le ganaron el primer asalto.

Hay que recordar que en campaña, la única propuesta que hizo Cuauhtémoc Blanco Bravo fue la de meter a la cárcel a su antecesor, Graco Ramírez Garrido Abreu. A más de 100 días de la administración estatal no se ven avances sustanciales para dar cumplimiento a la única promesa de campaña de Cuauhtémoc, o al menos ver tras las rejas a integrantes del gabinete de esa administración.

Con el paso del tiempo, la exigencia de la sociedad será para el titular del Poder Ejecutivo estatal, no para el jefe de la Oficina de la Gubernatura. Esto lo debe tener muy en cuenta Blanco Bravo.

Graco en campaña prometió que en 18 meses resolvería el problema de la inseguridad en la entidad, lo que le valió el apoyo popular. El descontento social era evidente, al llegarse la fecha y no haber resultados tangibles, y entonces los integrantes de la LII Legislatura local aprobaron la desaparición de la figura jurídica de la revocación de mandato, ante el temor del entonces gobernador de ser destituido.

En manos del grupo de 15 legisladores locales, encabezados por la presidenta de la Junta Política y de Gobierno, se encuentra el restablecer la figura jurídica de la revocación de mandato.

Hasta aquí llegó la tinta por hoy.
—o—