Paul Allen, quien fuera cofundador de Microsoft, falleció este lunes por la tarde en Seattle a causa de complicaciones de un linfoma no Hodgkin.”Si bien la mayoría conocía a Paul Allen como tecnólogo y filántropo, para nosotros era un hermano y un tío muy querido, y un amigo excepcional. La familia y los amigos de Paul fueron bendecidos al experimentar su ingenio, calidez, generosidad y profunda preocupación”, dijo en un comunicado Vulcan Inc, la firma de inversiones de Allen.

“A pesar de todas las exigencias de su agenda, siempre hubo tiempo para la familia y los amigos. En este momento de pérdida y dolor para nosotros, y para muchos otros, estamos profundamente agradecidos por el cuidado y la preocupación que demostró todos los días”.

A principios de este mes, Allen reveló que había comenzado un tratamiento para el linfoma no Hodgkin, el mismo tipo de cáncer que superó nueve años antes. El antiguo CEO dejó a Microsoft cuando le diagnosticaron la enfermedad por primera vez.”Como cofundador de Microsoft, a su manera tranquila y persistente, creó productos, experiencias e instituciones mágicas y, al hacerlo, cambió el mundo”, dijo Sataya Nadella, actual CEO de Microsoft.

Allen también se clasificó entre los individuos más ricos del mundo. Hasta el lunes por la tarde, ocupaba el puesto 44 en la lista de multimillonarios de Forbes en 2018 con un patrimonio neto estimado de más de $ 20 mil millones.

También era el propietario de los Portland Trail Blazers de la NBA, los Seattle Seahawks de la NFL y tenía una participación en el equipo de fútbol Sounders de Seattle