La muerte de Juan Carlos Huerta Gutiérrez, en medio de un conflicto de intereses con Gerardo Gaudiano Rovirosa, candidato del PRD a la gubernatura de Tabasco

Este martes, fue arteramente asesinado el comunicador Juan Carlos Huerta Gutiérrez, cuando salía de su domicilio, a bordo de su vehículo particular, en compañía de una dama, cuyo nombre se ha mantenido en reserva.
Los sicarios lo interceptaron, viajaban en por lo menos dos vehículos, uno de los cuales descendió de una camioneta color gris, disparándole en cuatro ocasiones, con una pistola tipo escuadra, calibre .45 mm. Uno de los proyectiles se alojó en su cabeza, cegándole la vida de manera instantánea.
El asesinato de Juan Carlos Huerta Gutiérrez, significa un fuerte golpe a las aspiraciones políticas del candidato de la Coalición “Por Tabasco al Frente”, Gerardo Gaudiano Rovirosa, debido a que la víctima era su coordinador de imagen, socio y cómplice en algunos negocios oscuros, realizados al amparo del poder público.
Como Presidente Municipal de Centro, a Gaudiano Rovirosa le ventilaron el año pasado, un negocio millonario que mantenía con Huerta Gutiérrez, a través de la empresa CORPODREN, mismo que no ha podido aclarar, como tampoco lo hizo en el reciente debate, cuando lo sacaron a relucir, tanto Óscar Cantón Zetina, como Jesús Alí de la Torre.
A través de CORPODREN, Huerta Gutiérrez le arrendaba al Ayuntamiento de Centro, entonces gobernado por Gaudiano, una serie de vehículos tipo Vactor, por la escandalosa suma de 43 millones de pesos, lo que originó repudio en las redes sociales contra el alcalde, ya que haciendo cuentas, resultaba  más económico comprar catorce unidades para dar servicio al municipio por diez años, que arrendar siete cada mes, un negocio lucrativo donde se defraudaba a la población de Centro.
Asimismo, se puso al descubierto la compra millonaria de la estación de radio XEHGR 620 AM –que por sus siglas se denomina Estación de Radio Hermanos Gaudiano Rovirosa-, adquirida recientemente por el Grupo Multimedios Sin Reservas, S.A. de C.V., por el hasta ayer nuevo empresario radiofónico Juan Carlos Huerta Gutiérrez.
La operación fue por 15 millones 500 mil pesos, según señala Arturo Abreu Ayala en su blog de redes sociales. Esta información, tampoco fue aclarada por el candidato a la gubernatura.
Esta estación radiofónica había sido propiedad de la familia Gaudiano. La administraba su padre, Gerardo Gaudiano Peralta, aunque deficientes manejos administrativos la llevaron a la quiebra y a ser adquirida por la empresa Transmisora Regional Radio Fórmula S.A. de C.V., propiedad de Ignacio Cobos González, cuñado de la candidata del PRI a la gubernatura de Tabasco, Georgina Trujillo Zentella.
Como alcalde de Centro y en medio de señalamientos que lo implicaban con el Grupo Cancún que encabezaba el ex gobernador quintanarroense Roberto Borge Angulo, acusado en Quintana Roo por los delitos de lavado de dinero, nepotismo, corrupción y grandes negocios al amparo del poder, la empresa de Carlos Huerta compra de nuevo la XEHGR 620 AM, vía licitación del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). El 27 de junio el IFT le entregó al Grupo Multimedios, el título de concesión de espectro radioeléctrico de frecuencia AM con las siglas XEHGR.
En un comunicado de prensa, el IFT indica que la empresa de Juan Carlos Huerta pagó antes del 31 de julio del 2017 –fecha límite-, la contraprestación correspondiente, tal como se demuestra en documentos.
¿De dónde salió el dinero?
Todo parece indicar que fue triangulado por medio de la empresa CORPODREN con dinero que salió del Ayuntamiento Municipal de Centro.
Al pasado 8 de julio, según declaraciones de Oswald Lara, vocero de Gaudiano Rovirosa, el Ayuntamiento de Centro le pagó a la empresa de Carlos Huerta facturas por un monto total de 16 millones 500 mil pesos.
Así que les daba y sobraba para la compra y adquisición de la XEHGR, la empresa hasta entonces de la familia Gaudiano Rovirosa.
De esta manera, Huerta Gutiérrez mantuvo el control de la publicidad oficial del Ayuntamiento de Centro y de otros municipios, donde no permitió que ningún otro medio informativo (llámese radio, prensa escrita o televisión) entrara a la competencia, en tanto fungió como censor de medios de Gerardo Gaudiano, pues había que recuperar la inversión, por medio de la publicidad.
La Fiscalía General de Tabasco cuenta con una línea de investigación al respecto. Siempre y cuando, haya voluntad de llegar a la verdad, hasta las últimas consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *