La columna de Héctor de Mauleón en el muniversal aborda hoy el caso de Evelin Afiune

*“Hola buenas noches, busco trabajo” Dos días después, la muerte.

*La red de trata que la muerte de Evelin puso en evidencia puede formar parte del grupo conocido como Comando Tlahuica. 

Por Héctor De Mauleón

Cuautla, Mor., (18 de abril). -Evelin Afiune Ramírez, estudiante de ingeniería industrial, escribió el mensaje que le costó la vida:

“Busco trabajo solo fines de semana (sábado y domingo)”.

 Dos días más tarde desapareció.

El 26 en la mañana, dos trabajadores que hacían labores en un cañaveral de la calle Santa Inés, en Cuautla, Morelos, encontraron en un apantle, cubiertas con trozos de cartón, dos bolsas de basura.

Al rasgar una de ellas emergió la cabellera de una mujer.

Evelin había salido a una entrevista de trabajo el día 24, donde alguien la citó en un Italian Coffee en la colonia Centro, en ese mismo sitio el sospechoso había citado a otra chica, pero esta llegó acompañada de su marido y por esa razón su vida se salvó.

Evelin, en cambio, acudió sola.

Su mensaje del 22 de marzo había sido respondido por dos personas, la primera apareció en su perfil de Facebook como “Mariana Sandoval” donde ofrecía empleos de 700 pesos por hora, “más bonos de mil pesos”.

“Quiero informes por favor”, le escribió una usuaria, según una comunicación obtenida por las autoridades que llevan el caso.

“Mariana” decía tener 19 años, solía enviar una foto de su rostro, para generar confianza, el trabajo, decía, era de “score” (sic) en una página “muy discreta”.

“Ya te explicaría posterior como los clientes son de 18 a 35 años de edad, no son de Cuautla, son de Puebla, Estado de México y Cuernavaca, por seguridad y discreción no tenemos nada de Cuautla, ellos son maestros, ingenieros, estudiantes, arquitectos, gustas que siga… Es para dar sexo servicio gustas que siga”.

“Mariana” continuaba explicando los beneficios de aquel trabajo:

“Los clientes vienen a Cuautla, no nos trasladamos a donde están ellos y solo es en dos hoteles de Cuautla, ya que estás con el cliente te paga los 700 en tus manos. Ya que terminas el servicio te dice que te regala 5 estrellas, ya cuando tú tienes 20 estrellas, ya todos los clientes te dan 10 estrellas…”.

“Tú estás en tu casa de ahí sales al servicio no estás en un lugar esperando cliente…. Y todo es una página vip, no es para cualquier cliente… Si no es tu gusto te sales”.

“Los clientes son muy limpios y son discretos ya que no son de Cuautla… Entregan exámenes médicos de sangre, una copia de su credencial de elector y un certificado médico y nosotras también entregamos certificado médico… Son clientes exclusivos. Y de dinero, no cualquier persona”.

“Si gustas te sigo dando la información y me dices hasta ahorita dudas y sí, me urgen chicas la verdad”.

La investigación ha determinado que, si las usuarias no eran enganchadas por “Mariana Sandoval”, otros perfiles iban apareciendo en sus cuentas, ofreciendo empleos de otro tipo, aunque “bien remunerados”.

Se trataba de cuentas falsas dedicadas a ir tentando a chicas jóvenes y con urgencias económicas.

Entre esas cuentas han sido ubicadas las de “Adilene Ayala”, “Alejandra Gómez”, “Alejandra Monse”, “Alejandra López González”, “Anayeli Fuentes”, “Ángeles de Amores”, “Anggy Torres Jiménez”, “Brendita González Amaro”.

Ahí abundan los diálogos como el siguiente:

“Por favor envíeme su número para poder brindarle mayor información sobre el empleo”.

“De qué dijiste que era el empleo, no pude ir hoy”.

“No se preocupe, podemos reagendarle , tengo disponible el día de hoy a las 2:30 ¿Le agendo una entrevista?”.

El segundo perfil que contactó a Evelin Afiune fue de un tal Juan Pablo “P”: “Hola buen día ya te mandé inbox, gustas checar tu bandeja de entrada o spam”.

Los usuarios del grupo en que Evelin fue contactada aseguran que el titular de esta cuenta “insistentemente invita a mujeres jóvenes en busca de empleo a contactarlo de manera privada”. 

El video obtenido en la cafetería a la que Evelin acudió a la entrevista de trabajo permitió ubicar a su acompañante. Según la versión de las autoridades, a la joven estudiante se le ofreció un empleo como recepcionista en una Barber Shop ubicada en la calzada Santa Inés.

Gracias a las cámaras de seguridad de algunos vecinos —en esa zona los reportes constantes son por falta de alumbrado y la ausencia total de cámaras de vigilancia —, se pudo determinar que Evelin llegó a la barbería el día 24.

Muchas horas más tarde, se vio salir a un sujeto que usa varios alias —Juan Carlos “N” —, quien recorrió los alrededores buscando cajas de cartón. Esa madrugada una cámara lo captó llevando los restos en un “diablito”, rumbo al apantle en donde fueron encontrados.

Cuando el caso se mediatizó, Juan Carlos “N” huyó rumbo a Puebla, en donde vive su madre. Se sabe que desde ahí se movió a Veracruz.

La red de trata que la muerte de Evelin puso en evidencia, y que opera sobre todo al oriente de Morelos, puede formar parte del grupo criminal conocido como el Comando Tlahuica, que encabeza Humberto Figueroa Meza.

Figueroa Meza es uno de los sujetos que hace unos meses apareció retratado al lado del gobernador Cuauhtémoc Blanco. En el estado con la tasa más alta de feminicidios (1.98 por cada 100 mil habitantes), una muchacha puede estar leyendo ahora mismo un mensaje que va a poner en riesgo su integridad, y su vida.

A %d blogueros les gusta esto: