Importante dispositivo militar en la cárcel federal de Michapa dónde está recluida la esposa de “El Mencho” líder del Cártel Jalisco Nueva Generación

Coatlán del Río, Mor.  (23 de noviembre del 2021). – La detención de Rosalinda González Valencia, esposa de Nemesio Oseguera Cervantes, el jefe del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), ocurrida el pasado martes, es hasta el momento el golpe más importante que ha dado al narcotráfico el gobierno federal en lo que va de la actual administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, esta acción se encuentra alejada de la estrategia nacional de combate al narcotráfico, toda vez que -de acuerdo a fuentes de la Fiscalía General de la República- constituye una acción para solidificar el reciente nombramiento de Pablo Gómez, en suplencia de Santiago Nieto, al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Esta no es la primera ocasión en que Rosalinda González Valencia, como probable cabeza financiera del CJNG, es detenida; ya había sido detenida y procesada el 26 de mayo del 2018, en aquella ocasión acusada de los mismos delitos que hoy se le imputan: Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (Lavado de Dinero).

En su primera detención, durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, Rosalinda González Valencia fue capturada por elementos de la Marina, esto en las inmediaciones del lujoso fraccionamiento Puerta de Hierro, en el municipio Zapopan, Jalisco, a solo unos metros de la Torre Aura Altitude, en donde tiene su domicilio.

Tras su primera detención, la esposa de Nemesio Oseguera Cervantes fue recluida en la prisión de máxima seguridad el Centro de Readaptación Social Federal No. 16, en la localidad de Coatlán del Río, en el estado de Morelos, en donde solo permaneció poco más de tres meses. Ella fue puesta en libertad el 6 de septiembre del 2018, luego de pagar una fianza de 1.6 millones de pesos, con lo que pudo llevar su proceso en libertad.

La misma acusación de antes

Así, sin que concluya aun su primer proceso penal, Rosalinda Gonzalez Valencia fue detenida de nueva cuenta. Esta vez fueron elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) los que cumplimentaron la orden de aprehensión, mismas que se ejecutó otra vez en el municipio de Zapopan, en el estado de Jalisco, bajo los mismos ilícitos por los que ya era procesada.

De acuerdo a un comunicado de la SEDENA, la esposa de Nemesio Oseguera Cervantes, fue recluida de nueva cuenta en la misma cárcel federal de Coatlán del Río, en el estado de Morelos, en donde otra vez es señalada de encabezar las acciones de lavado de dinero, a través de al menos 70 empresas legalmente establecidas, que permiten al Cartel Jalisco Nueva Generación ser la organización criminal con mayor cantidad de recursos a nivel mundial.

Las investigaciones financieras que permitieron fundar y motivar la nueva orden de aprehensión en contra de Rosalinda González Valencia, son obra de la Unidad de Inteligencia Financiera, la que desde la gestión del entonces titular Santiago Nieto, pudieron establecer un entramado financiero que llevaron al congelamiento de por lo menos 300 cuentas bancarias relacionadas a la actividad delictiva del CJNG.

Con la investigación realizada por Santiago Nieto, el nuevo titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Pablo Gómez, fue quien solicitó a la Fiscalía General de la República que judicializara la carpeta de investigación, con lo que no solo se asesta el mayor golpe del gobierno –hasta el momento- del presidente Lopez Obrador al narcotráfico, sino que también se afianza la llegada de Pablo Gómez al frente de la Unidad de Inteligencia Financiera.

La hermana de Los Cuinis

Pero ¿Quién es Rosalinda González Valencia y hasta dónde llega su injerencia en las actividades delictivas de Nemesio Oseguera Cervantes? De acuerdo a fuentes al interior del CJNG, Rosalinda González “solo es la esposa de ‘El Señor’ Mencho”, y hasta donde se sabe no opera financieramente en las actividades del Cartel Jalisco Nueva Generación, “mucho menos está relacionada con el trasiego de drogas”.

Rosalinda nació en 1963 en la comunidad de El Naranjo, del municipio de Aguililla, Michoacán. Es la primera hija del matrimonio formado por J. Abigael González Mendoza y Estela Valencia Farías. Ella es la mayor de sus seis hermanas: Noemí, Berenice, Marisa Ivette, María Elena, Érika y Abigaíl, y también tiene 10 hermanos: Abigael, José María, Arnulfo, Ulises Jhovani, Elvis, Édgar Edén, Mauricio, Gerardo, José y Luis Ángel.

Proviene de una familia muy pobre, la que por necesidad, luego de trabajar en el cultivo de aguacate, comenzó a cultivar mariguana –hacia 1970-. La droga era comercializada a través del incipiente cartel conocido como Los Valencia, liderado entonces por Armando Valencia Cornelio, también conocido como “El Maradona”.

Rosalinda se casó con Armando Valencia Cornelio, pero al tiempo se separó para contraer matrimonio con Nemesio Oseguera Cervantes, a quien conoció por ser el principal operador del cartel de Los Valencia y el encargado de trasegar mariguana desde la región de Aguililla, en el estado de Michoacán, hacia Estados Unidos.

Ya casada con Nemesio Oseguera, este incluyó a los hermanos de Rosalinda dentro de la naciente organización criminal del Cartel del Milenio, la que surgió luego del rompimiento entre Nemesio Oseguera y Armando Valencia, con lo que también terminó el cartel de Los Valencia.

Los hermanos de Rosalinda, por numerosos, comenzaron a recibir el apodo de Los Cuinis, una derivación de “Cuinique”, el nombre de una ardilla originaria de la zona de Tierra Caliente. Así, Los Cuinis, encabezados por Abigael Gonzalez Valencia, se convirtieron en los operadores financieros de Nemesio Oseguera Cervantes.

Hasta el día de hoy, de acuerdo a informes de la oficina antidrogas (DEA) de Estados Unidos, el Cartel de Los Cuinis es el más poderoso aliado del Cartel Jalisco Nuevo Generación. A Los Cuinis se le atribuye el blanqueo de dinero -en un promedio anual- por más de 800 millones de dólares, para lo que utilizan una red de empresas establecidas tanto en México y Estados Unidos, así como en Europa y el sureste de Asia.

El cartel de Los Cuinis, pese a que por muchos años fue invisible para el gobierno mexicano, desde hace una década ha sido reconocido por la DEA como “el cartel más rico del mundo”, esto luego de los trabajos de investigación que ha hecho el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, los que ubican propiedades, cuentas bancarias y negocios de esta organización asociados a diversas empresas propiedad de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Hasta hace una década, para el gobierno mexicano tampoco existía en su mapeo criminal el nombre de Abigael González Valencia, el hermano de Rosalinda, pero fue la DEA la que ha llevado al gobierno mexicano a seguir la pista financiera de Los Cuinis, luego de reconocer a Abigael González Valencia como “el narco más rico del mundo”, por encima incluso del propio “Chapo” Guzmán.

El Cartel más poderoso del mundo… y más violento de México

Dea cuerdo a la DEA, al día de hoy el Cartel Jalisco Nueva Generación, que lidera Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, es la organización dedicada al trasiego de drogas más poderosa del mundo, superando en preponderancia al propio Cartel de Sinaloa.

El Cartel del Mencho, como también se le conoce al Jalisco Nuevo Generación, ha logrado en solo cinco años expandir su presencia a casi todo el territorio nacional: hoy son por lo menos 28 estados del país en donde se registra la presencia de células ligadas al Jalisco Nueva Generación que disputan el control de las rutas de tráfico y venta de drogas con otros carteles nacionales.

A esa expansión del CJNG es a lo que oficialmente se atribuye el incremento de la violencia en México, pues –de acuerdo a fuentes del Centro Nacional de Inteligencia- los grupos ligado al CJNG mantienen disputas con Baja California y Baja California Sur con el Cartel de los Arellano Félix; en Baja California Sur, Sonora, Sinaloa, Nayarit, Durango y Jalisco, con el Cartel de Sinaloa; en Chihuahua y Durango con el Cartel de Juárez, en tanto que en Coahuila y Tamaulipas con el Cartel del Noreste.

También, informes del Centro Nacional de Inteligencia refieren que el CJNG, dada su fortaleza económica, mantiene una guerra abierta en Zacatecas, Aguascalientes, Guanajuato, Veracruz y Quintana Roo, contra el Cartel de Los Zetas; en Veracruz, Chiapas, Campeche y Tabasco, también el Jalisco Nueva Generación repunta la violencia por su guerra contra el Cartel del Golfo.

En Guerrero, Estado de México y Morelos, la confrontación entre el CJNG es contra el Cartel de los Hermanos Beltrán Leyva; en el Estado de México, Michoacán y Colima también hay una confrontación entre “La Gente del Mencho” con la Familia Michoacana y los Caballeros Templarios.

Por eso la importancia de la detención de Rosalinda González Valencia, refiere el sociólogo Edgar Morín, un investigador permanente del comportamiento de los grupos criminales en México, quien estima que al menos mediáticamente esa captura es un logro para el gobierno federal, aunque en términos reales, se observa difícil que esa detención pueda contribuir a la desarticulación del CJNG.

Y es que –considera el doctor Edgar Morín- nunca en la historia de los grupos criminales de nuestro país, la detención de un operador financiero de algún cartel ha contribuido sustancialmente a la disminución de la violencia: “porque los grupos criminales siempre están organizados de tal forma que se encuentran preparados para esos tropiezos”.

A %d blogueros les gusta esto: