Cuautla, Morelos.(11 de junio 2019) La corrupción en los centros de verificación vehicular no se acaban ni en la segunda ni en la tercera, ni en la cuarta transformación. En Cuautla se pudo comprobar hoy, como la corrupción abre recovecos ante la necesidad de los automovilistas de contar con sus vehículos dentro de las normas oficiales y apegadas al reglamento en vigor.

Hoy al ir a verificar al centro de control ambiental del Valle de México ubicado sobre la avenida Reforma a un costado de la central de abasto, un técnico certificado de aprobación de vehicular dijo que si querían pasar la verificación, debían cooperar con $200 Por qué argumento que una llanta del vehículo estaba lisa.

Así como lo lee una llanta se encontraba lisa, cuándo se supone que la verificación vehicular es para certificar que el motor no contamine.
Después de la prueba dinámica el vehículo pasó sin mayor problema no sin antes el empleado que llevo a verificar el auto recibido, indicación de dejar $200 debajo del tapete del conductor.
Así es cómo opera la corrupción en estos centros de verificación ambiental del Valle de México y aquí tenemos la prueba.