“Angélica está cegada de odio y piensa vengarse de Enrique, llegará hasta las últimas consecuencias y ya se asesoró con abogados; no descansará hasta hacerle ver su suerte”, según un colaborador cercano a la pareja

A escasos días de que Angélica Rivera anunciara su divorcio de Enrique Peña Nieto, se ha revelado que la relación de la ex pareja no terminó en buenos términos.

De acuerdo a la revista TV Notas, una amiga de la actriz y el político confesó que Rivera se encuentra muy enojada con Peña Nieto por la humillación pública que la hizo pasar.

“(A Angélica) no le quedaba de otra, pues toda la gente ya había visto las fotos de Enrique junto a su nueva pareja, Tania Ruiz, en Madrid. Se siente muy triste y traicionada, pues quedó como la cornuda, y eso le pesa mucho; además, le dolió mucho que Gerardo Ruiz, hermano de la modelo, revelara en un programa estadounidense que ella y Enrique estaban separados”, contó.

De la misma manera, la persona cercana a la ex pareja presidencial dio a conocer que Enrique no tenía ni idea del comunicado que enviaría Angélica anunciando su divorcio.

“Para empezar, quiso quedar como la víctima, poniendo que lamentaba la situación, y que ella, y no Enrique, había tomado la decisión; quiere recuperar un poco de dignidad que perdió. (…) Lo escribió en medio de un berrinche; le ganó el enojo y se fue como hilo de media. Como ex primera dama debía seguir un protocolo, pero lo publicó en las redes como chisme de vecindad, y hasta con faltas de ortografía lo puso”, relató la amiga de ambos.