Esa es la pregunta con la que hoy, el periodista Salvador García Soto, titula su columna Serpientes y Escaleras que se publica en el periódico El Universal.

Dice que en palacio Nacional, entre los integrantes de la cúpula del gobierno, circula una pregunta inquietante: en qué momento y en qué día, en su conferencia mañanera el presidente López Obrador anuncia su renuncia a MORENA y que se va del partido que él mismo fundó y que lo llevó a la presidencia de la república, y es que MORENA, dice García Soto a ignorado los llamados y las amenazas del mandatario, como la recomendación que les hizo de renovar su dirigencia mediante el método de las encuestas.

Las pugnas en MORENA se han recrudecido, agrado de que la actual dirigente y aspirante, Yeidkol Polenvski, habló de cancelar el proceso de elección de la dirigencia, aunque el grupo de Bertha Luján y Héctor Díaz Polanco, insisten en continuar con las asambleas.

Ésta no sería la primera vez que López Obrador abandona a un partido que fundó y dirigió. Ya lo hizo con el PRD y antes con el PRI. Sólo que ahora, siendo presidente, el hecho cobraría una nueva dimensión y, todo indica que sin AMLO MORENA se desinfla, y según estimaciones internas, más de la mitad del partido seguiría al presidente y abandonarían también las filas morenistas.

¿Qué pasaría si eso ocurre en las elecciones intermedias de 2021?