Vida Política

 *No más gastos ni ladronerías, tendrá Morelos una ley de ingresos y presupuesto de egresos con visión de estado…

                                             Por: Felipe Villafaña

La prórroga solicitada para ser presentada el 15 de diciembre la propuesta de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del año fiscal 2019, por parte del gobierno estatal mantiene un objetivo: conocer el alcance de las ministraciones y recursos que habrá de enviar hacia Morelos la federación.

Más aún que ahora habrá un nuevo Presidente de la República con una visión distinta sobre el manejo de los recursos públicos, incluso del manejo de la política de Estado en el aspecto social.

La postura del secretario de Hacienda del Poder Ejecutivo de Morelos, Alejandro Villarreal Gasca, era la más congruente porque en materia financiera no puede vivirse únicamente del supuesto, tiene que haber un techo consolidado y definido desde las más altas esferas gubernamentales del país.

En la entidad es necesario saber de cuánto serán los recursos emitidos y aprobados por el Congreso de la Unión, porque el 97% del dinero ejercido en las tierras agraristas es federal y solo un tres por ciento de captación propia.

Basado en las asignaciones, también podrán contemplarse las acciones en materia tributaria y cómo generar una forma de allegarse de más financiamiento propio por parte del estado y también con base a ello ampliar las percepciones recibidas desde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

La visión del gobierno entrante también debe darse con efectividad, porque después de seis años de derroche, abuso y saqueo de la Tesorería del Ejecutivo como del Legislativo, deben redireccionarse varios programas gubernamentales.

Cierto hay prioridades que son consideradas por parte del sector oficial morelense, como son apoyar más el aspecto educativo, que hoy está quebrado porque sus fondos fueron utilizados para campañas políticas y otros aspectos, privó la corrupción.

En el renglón de Salud habrá que recuperar mucho, sobre todo el lograr tener el abastecimiento de los fármacos, materiales médicos y otros relacionados con la mejora de sus servicios en todas las comunidades donde se tiene presencia física.

Pero también es fundamental el apoyo hacia la Universidad Autónoma del Estado, hoy en una severa e histórica crisis financiera que, prácticamente, la mantiene bajo el colapso y junto con el gobierno federal habrá que apoyarla y no dejar la máxima casa de estudios en el abandono como sucedió el sexenio pasado.

Las observaciones hechas al respecto por parte del secretario de Hacienda, Alejandro Villarreal Gasca, muestran su amplia experiencia en el ramo y claro que también sabe trabajar en total austeridad.

El servidor público estatal encargado de las finanzas de Morelos sabe lo que significa sacar adelante una entidad pública, lo vivió en el ayuntamiento de Cuernavaca y desde la Tesorería logró equilibrar la economía, tanto que no hubo retrasos en el pago de salarios y prestaciones de sus trabajadores.

Alejandro Villarreal Gasca, ahora desde el gobierno estatal le toca ser parte fundamental de la administración y más aún que al gobierno de Cuauhtémoc Blanco su antecesor, Graco Ramírez, le dejó una deuda mayor a los 15 mil millones de pesos y muy poco dinero en caja para operar.

De ahí que con un estudio a fondo y para salir sin problemas el año 2019, sobre todo con la disminución de la deuda interna (pasivos) y la externa que dejó el exgobernador del Partido de la Revolución Democrática, tendrá que también ser forjador de una nueva forma de hacer que cada peso sea invertido y no gastado.

La idea de Alejandro Villarreal es trabajar de la mano con la SHCP, para que también el gobernador pueda cumplir con los compromisos asumidos ante la sociedad morelense, sobre todo en obra pública y social.

La tarea de Villarreal Gasca no es fácil, pero lo importante es que tiene el colmillo y conocimiento profundo sobre las formas de administración de gobiernos en crisis, con el apoyo y en unidad con el Jefe del Ejecutivo estatal, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

El retraso de remitir al Poder Legislativo la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos del año 2019 no rompe con el marco legal, observa la realidad del Morelos saqueado por la soberbia y la ambición de una familia que trató de perpetuarse en el gobierno estatal.

Sin duda alguna para el próximo año la entidad contará con recursos que le permitan salir adelante y el pueblo está dispuesto en colaborar, porque saben que lo destruido en seis años no puede solucionarse en un mes y medio, como es el caso de la seguridad pública que la herencia dejada por los que se fueron en octubre fue una cruda inseguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *