Quienes ayer pasaron por San Lázaro en el edificio seguramente escucharon gritos y sombrerazos, debido que se puso intensa la reunión de los diputados de morena con uno de los hombres más cercanos a Andrés Manuel López Obrador.

El encuentro fue con Gabriel García Hernández quién será el súper Enlace del poder legislativo con los superdelegados que operaran como vivir como Virreyes en los Estados. La reunión fue para exponerles cómo va el censo de necesidades que mandó hacer AMLO en todo el país…  y aquello se puso pesado.

Por un lado,  García Hernández y les exigió que apoyarán con gente recursos para la realización del censo en sus propias entidades pues nomás no logran sacar adelante la tarea que les encomendaron.

Por su parte los diputados morenistas le reclamaron que los futuros superdelegados todavía ni asumen el cargo,  pero ya son inalcanzables.

Que ni siquiera reciben a los legisladores cuando éstos piden cita para plantearles alguna necesidad específica en su Distrito. Y obviamente la idea de hacerlo es la chamba del censo lo menos les gustó.

En el senado las cosas no están diferentes además de la reducción de la dieta para los senadores, morena les está pidiendo el 50% de sus ingresos que ya de por sí están a la mitad para el partido pero no solamente eso sino que se tienen que mochar para los caprichos,  Perdón para las consultas y acciones que se le ocurran al presidente municipal electo.  Sin duda no ha sido nada halagüeño ser senador de morena ni de otro partido en estas elecciones en esta legislatura.